Desde vuestras manos a nuestras máquina
El mismo cuidado


Cuando se habla de vino, la atención suele centrarse en el cultivo minucioso de la vid (plantación del viñedo, poda, protección de la vid, etc.), en la vendimia, en el estrujado, en la fermentación y en el resto de fases que permiten obtener un vino de calidad.
Una vez superadas estas fases, se pasa directamente a tratar el almacenamiento y, en este caso, se habla de envejecimiento, de añejamiento, de barricas, etc.

A menudo la fase de embotellado (enjuague, llenado taponado), tal vez por ser menos poética, suele olvidarse o subestimarse la importancia.
Sin embargo, se trata de un momento de importancia fundamental para el vino y para sus productores, ya que en unos pocos segundos todo el trabajo de meses e incluso de años (estudios, investigaciones, selecciones) puede estropearse irremediablemente. De hecho, un vino que no es embotellado perfectamente puede verse afectado por la presencia de oxígeno, puede ser contaminado, puede perder las características buscadas durante mucho tiempo o toparse con otros problemas.


Vino.jpg

d224846974578d43f3b900dc99150971.jpg

Vino

50baa4cf03235692f42d650f40f830cc.jpg

Vino

c8fe129b7323527345f4824551cfce04.jpg

Vino

f6fde67f434e626aa527c63984867227.jpg

Vino

7c10594036b0d8b903e2d2c71db09eb3.jpg

Vino

c10ba337debf3dd7f140a5ad09187f97.jpg

Vino